La creación y posterior desarrollo de PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE TARIJA – PROMETA, es una prueba de que los sueños pueden convertirse en realidad. La organización nació un 26 de enero de 1999, conformada por un grupo de estudiantes voluntarios, y en este lapso se ha transformado en una de las instituciones ambientales más prestigiosas de Bolivia.

En una primera etapa, PROMETA logro estructurar un con junto de áreas protegidas donde están representados los ecosistemas más importantes del Departamento. Reservas como las de Tariquía y Sama, fueron consolidadas legal, física y financieramente por PROMETA y posteriormente fueron transferidas al Servicio Nacional de Áreas Protegidas SERNAP, que se hizo cargo de su administración. Ese, fue el logro fundamental de la organización en sus primeros diez años de vida.

En un segundo momento, a partir del año 2000, PROMETA se convirtió en el principal impulsor en el país de las denominaciones áreas protegidas “locales” (municipales, departamentales y de la sociedad civil). En este tiempo se ha contribuido a la consolidación de aproximadamente sesenta unidades de conservación de este tipo en todo Bolivia. Actualmente la organización también se encuentra apoyando a pueblos originarios y comunidades campesinas en la implementación de unidades de conservación y uso sostenible de los recursos naturales.