Peña Rajada, la cuna natural del cóndor andino

Tímido entre las rocas y el cascajo un cactus se abre paso desafiando la rudeza del paisaje con sus pequeñas flores rosas. A escasos metros, las enormes montañas brindan sus faldas para formar una vasta cuna de aproximadamente 900 metros de profundidad.

Es precisamente en ese regazo donde el Cóndor Andino (Vultur gryphus) ha encontrado un sitio de reproducción seguro. Se trata del Cañón de Peña Rajada, una imponente formación geológica, de singular belleza paisajística. Ahí la vegetación se ha adaptado a largas épocas de sequía y los vientos fuertes duran todo el año.

La zona se encuentra ubicada en el municipio de Yunchará del departamento de Tarija a una altura de 3.570 metros sobre el nivel del mar,  tiene una longitud de 25 kilómetros y ocupa los distritos municipales de: Tojo, Yunchará y Quebrada Honda.

A los pies de las majestuosas montañas se yergue la comunidad de Quebradillas que, acompañada por el silbido del viento, se dedica sobre todo al pastoreo del ganado ovino y camélido.

Así, no es extraño observar a las tropas de vicuñas (Vicugna vicugna) pastar en los silenciosos campos de pastoreo naturales y beber de las cristalinas aguas que provienen de la planicie de parte de la Reserva de Sama (Distrito Copacabana), cuyo desemboque final es el río San Juan del Oro.

En este exuberante paisaje el Cóndor Andino ha encontrado una defensa natural contra las amenazas relacionadas con la colecta de huevos, pichones y la predación de carnivoros. Pero en el área además de cóndores y vicuñas, se ha verificado la existencia de pumas y de Yacimientos Fosilíferos, sobre todo en el distrito de Quebrada Honda.

Potencialidades

Protección del Medio Ambiente Tarija (Prometa) identificó -más allá de la cuna del cóndor- cuatro potencialidades en Peña Rajada y Quebrada Honda. La primera de ellas radica en su potencial de yacimientos fosilíferos, que es apto para la investigación científica, geológica y paleontológica.

La segunda se concentra en la posibilidad de realizar actividades de turismo geológico, paleontológico, paisajístico y fotográfico. La tercera radica en la posibilidad de implementar museos comunales, impulsando la creación de un circuito para que los visitantes conozcan la riqueza natural, paleontología y artesanal de la zona.

Finalmente, la zona es un importante lugar de avistaje de Vicuñas (Vicugna vicugna), especie que ha sido desplazada de la Reserva de Sama, por la construcción del camino Iscayachi -Copacabana.

Para impulsar todas estas potencialidades, pero sobre todo para proteger al cóndor y permitir su reproducción segura, Prometa ha planteado constituir el Santuario de Cóndores de Peña Rajada. El proyecto de Tarija ha salido finalista a nivel nacional en un fondo concursable.

Tarija alza vuelo

El proyecto fue presentado a Piensa Verde, una plataforma multisectorial que busca articular y canalizar apoyo económico en favor de la conservación de bosques, especies y áreas protegidas de Bolivia. En este marco invitó a organizaciones con amplia experiencia y trayectoria en el país a postular sus proyectos a la Convocatoria de Fondos Concursables.

El proyecto de Tarija, creado por Prometa, está entre los 4 finalistas y ahora debe afrontar una fase de votación del público. Sólo falta tu apoyo para que Tarija gane y logre consolidar el Santuario de Cóndores de Peña Rajada.

Ingresa a este link: https://bit.ly/3OFXSKu  baja hasta el cuadro de votación y vota por el proyecto: Prometa-Santuario de Cóndores de Peña Rajada.

Reportaje escrito por: Danitza Pamela Montaño T. Fotos: Mateo A. Tapia, Roberto Ruiz y Santiago Zegada

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.